Style Switcher

Predefined Colors

PUEDEN O NO PREDICAR LAS MUJERES EN LAS CONGREGACIONES?

Teniendo en cuenta que…..

GALATAS  3  :24 De manera que la ley ha sido nuestro ayo, (Niñer@) para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe.

25 Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo,(Niñer@)

26 pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo;

27 porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos.

28 Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo.

29 Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa.  Después de esto podemos decir que:

A. Algunos hermanos citan 1 Tim. 2:11, 12 y 1 Cor. 14:33-35 para probar que la mujer no debe participar en las clases bíblicas.

    B. Se presentan en este estudio algunos textos con breves comentarios con la esperanza de que el estudio sea provechoso. No comujeresdelabiblia10nviene ignorar los textos que hablan de este tema. No conviene decir, “Pero ese texto no es aplicable ahora”. Pablo escribe la primera carta a los corintios diciendo, “a la iglesia de Dios que está en Corinto … con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Cristo” (1 Cor. 1:2). También dice que lo que enseñó a los corintios lo enseñaba “en todas partes y en todas las iglesias” (1 Cor. 4:17).

    C. Algunos de los hermanos liberales están apartándose de la enseñanza del Nuevo Testamento sobre el papel de la mujer en la iglesia; por ejemplo, algunos defienden el derecho de la mujer de hablar y dirigir la oración en una asamblea compuesta de hombres y mujeres. Otros dicen que la mujer no puede enseñar ninguna clase bíblica arreglada por la iglesia, ni tampoco participar en una clase bíblica, comentando, haciendo preguntas, etc. Por lo tanto, es necesario estudiar con cuidado estos textos.

I. 1 Timmujeresdelabiblia17oteo 2:11-15.

    A. Los varones deben dirigir la oración de la iglesia. Antes de estudiar 1 Tim. 2:11-15 obsérvese que en el ver. 8 Pablo dice, “Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar”. La palabra “hombres” no viene de la palabra ANTHROPOS (ser humano), sino de ANER (varón); es decir, los varones deben orar en todo lugar. Esto incluye la oración pública.

    B. 1 Tim. 2:11, 12, “La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio”.

        1. La mujer debe estar sujeta. No debe en ninguna ocasión ejercer dominio sobre el hombre.

     mujeresdelabiblia11   2. Cuando Pablo dice, “no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre,” él explica el silencio de la mujer. Cuando estudiamos cualquier texto, siempre es necesario estudiar también el contexto, como también otros textos relacionados al tema bajo consideración. Algunos citan este texto diciendo que Pablo dice, “No permito a la mujer enseñar” ¡punto! y también que la mujer debe aprender “en silencio” ¡punto! Dicen que la mujer no puede enseñar ni siquiera una clase de niños arreglada por la iglesia, y que la mujer debe estar en silencio en las clases bíblicas arregladas por la iglesia. Pero Pablo no dice tal cosa: Pablo no dice que la mujer no puede enseñar a nadie; tampoco dice que la mujer tiene que estar en silencio en la clase bíblica.

        3. La mujer debe enseñar.

           a. Timoteo fue enseñado por su madre y abuela. Hech. 16:1, ¿Recibió Timoteo la instrucción de su padre griego o de su madre que era “mujer judía creyente”? 2 Tim. 1:5; 3:14, 15.

           b. Hechos 8:4 dice, “Pero los que fueron esparcidos iban por todas partes anunciando el evangelio” (no dice que “solamente los hombres” anunciaron el evangelio).

           c. Hechos 18:26 dice que cuando Apolos enseñó un error, Priscila y Aquila “le tomaron aparte y le expusieron más exactamente el camino de Dios“.

     images (2)      d. 2 Tim. 2:2, “Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros”. La palabra “hombres” (ANTHROPOS) es genérico y significa “personas”; por eso, incluye tanto a las mujeres como a los varones. Todos los fieles deben ser enseñados y preparados para que sean idóneos para enseñar a otros.

           e. Tito 2:3-5, las mujeres ancianas deben enseñar a las mujeres jóvenes.

           f. 1 Ped. 3:15 no se limita a los hombres (varones). La mujer también tiene que dar razón de la esperanza que tiene.

        4. En 1 Tim. 2:12 la palabra “porque” conecta el ver. 12 con el ver. 11 para explicarlo y para limitar el silencio de la mujer. No debe estar en silencio absoluto, ni en la asamblea.

           a. La mujer debe confesar su fe en Cristo delante de los hombres, Mat. 10:32, 33. Cuando la mujer confiesa a Cristo no está en silencio,.

           b. La mujer debe cantar himnos, Efes. 5:19; Col. 3:16. Cuando ella canta, no está en silencio. Además, cuando la mujer canta, ella “enseña”: “enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones …” (Col. 3:16). ¿Está en silencio absoluto la mujer que canta? ¿Puede la mujer enseñar cuando canta? 1 Tim. 2:11, 12 no choca con Col. 3:16 ni con otros textos. La mujer no puede dirigir los cantos en la iglesia porque al hacerlo ejercería autoridad sobre el hombre, pero sí puede enseñar y exhortar con cantos y mantener su lugar de sujeción.

           c. El silencio mandado por Pablo no es, pues, absoluto, porque la mujer puede hablar sin violar la prohibición de Pablo.

        5. La palabra “silencio” (HESUCHIA) también se traduce “sosiego” (2 Tes. 3:12). 1 Tim. 2:2 usa la misma palabra (“para que vivamos quieta y reposadamente”) y también 1 Ped. 3:4 dice que la mujer debe tener “un espíritu afable y apacible (quieto, sereno)”. Es importante este comentario para que veamos el sentido verdadero de la palabra “silencio”;tiene que ver con la sujeción de la mujer, y no solamente con el no hablar.

    C. 1 Tim. 2:13, 14, “Porque Adán fue formado primero, después Eva; y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión”.

        1. Este texto tiene que ver con la sujeción de la mujer. Pablo presenta dos pensamientos:

           a. Adán fue formado primero; por lo tanto, según el orden de la creación la mujer fue creada después del hombre y fue creada para ser una “ayuda idónea” para él (él debe dirigir y ella debe seguir). Cuando la mujer ejerce autoridad sobre el hombre, ella actúa contra la naturaleza.

   images (3)        b. Eva fue engañada por la serpiente; por eso, el pecado entró primero a través de la mujer. En lugar de seguir a su marido, ella tomó la delantera e incurrió en transgresión.

        2. Otra vez Pablo dice “porque”. Pablo presenta estos dos puntos para indicar la necesidad de la sujeción de la mujer.

        3. Por lo tanto, la mujer no debe enseñar ni ejercer autoridad sobre el hombre, ni en la asamblea ni en otra parte.

    D. 1 Tim. 2:15, “Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia”. La mujer no se salvará enseñando y ejerciendo autoridad sobre los hombres, sino se salvará siendo una esposa sumisa y una madre fiel. Este es el papel de la mujer.

        1. Es importante explicar que hay muchas mujeres fieles que no se casan y hay muchas mujeres casadas que no pueden tener hijos. Dios no requiere que la mujer se case, y no requiere que tenga hijos si no puede. Pablo explica en 1 Cor. 7 que los solteros con el don de continencia pueden ser muy útiles al Señor (“El soltero tiene cuidado de las cosas del Señor, de cómo agradar al Señor; pero el casado tiene cuidado de las cosas del mundo, de cómo agradar a su mujer” (1 Cor. 7:32, 33).

        2. Pero hablando en forma general el papel más dichoso y beneficio de la mujer es el papel doméstico. Muchas hermanas que han creído que es más deseable una “carrera” profesional o comercial no han encontrado la felicidad que buscaban.

        3. Compárense 1 Tim. 5:14; Tito 2:3-5.

II. 1 Corintios 14:33-35.

   images A. La enseñanza de 1 Cor. 14:33-35 debe estudiarse y aplicarse hoy en día. Recuérdese lo que Pablo dice en 1 Cor. 1:2; 4:17; además Pablo dice que “lo que escribo son mandamientos del Señor” (14:37). 

   B. La palabra “edificación” aparece varias veces en el capítulo; por ejemplo, Pablo enfatiza que el profetizar edificó más que las lenguas porque el profeta se entendió, mientras que las lenguas tuvieron que ser interpretadas. Dice en el ver. 31, “podéis profetizar todos uno por uno, para que todos aprendan, y todos sean exhortados”. Les dijo que si no hubiera intérprete, entonces que los que tuvieron el don de lenguas callaran en la iglesia (ver. 28). Concluye diciendo en ver. 26, “Hágase todo para edificación”. También da varias instrucciones acerca del orden del servicio para evitar la confusión, y concluye diciendo, “pero hágase todo decentemente y con orden” (ver. 40).

    C. Es importante observar que la palabra “hablar” significa hablar en la iglesia, hablar en público. En el ver. 19, “en la iglesia prefiero hablar cinco palabras con mi entendimiento …” En el ver. 23, “Si, pues, toda la iglesia se reúne en un solo lugar …”. El “hablar” significa “hablar” en la iglesia, y el “callar” significa callar, es decir, no hablar públicamente, o sea en la iglesia (vers. 28, 34). (Compárense 1 Cor. 11:18, “cuando os reunís como iglesia” y Hech. 20:7, “reunidos los discípulos para partir el pan”).

    D. En el ver. 33, 34, Pablo dice, “Como en todas las iglesias de los santos, vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice”. Dice el ver. 23, “Si, pues, toda la iglesia se reúne en un solo lugar …”. Dice el ver. 28, “Y si no hay intérprete, calle en la iglesia”; y en el ver. 30, “Y si algo le fuere revelado a otro que estuviere sentado, calle el primero”; entonces en el ver. 34, “vuestras mujeres callen en las congregaciones”. Pablo se refiere a la “iglesia” o a sus “congregaciones” (asambleas). Varias personas tuvieron que callar — no hablar — en la asamblea; en realidad todos tuvieron que callar en la iglesia con la excepción de las personas autorizadas a hablar (uno por uno).

    E. La palabra EKKLESIA se traduce “iglesia” o “congregación” y también “asamblea” (Hech. 19:39, “legítima asamblea”, “un cuerpo de ciudadanos reunido para considerar asuntos de Estado”). Las mujeres no deben hablar en la iglesia; es decir, no deben “hablar” (predicar) en la iglesia.

III. 1 Corintios 14 no tiene nada que ver con las clases bíblicas.

    A. La discusión en cuanto al silencio de la mujer casi siempre tiene que ver con la participación de la mujer en clases bíblicas. ¿Qué hermano argumenta que la mujer puede hablar en la asamblea (predicar)? ¿Quién no sabe que la mujer puede confesar a Cristo y cantar? El problema no tiene que ver con estas cosas, sino con la clase bíblica, pero 1 Cor. 14 no trata de clases bíblicas.

    B. ¿No hay diferencia entre la asamblea y la clase bíblica? Muchos hermanos enseñan que no hay diferencia entre las dos cosas y que, por lo tanto, la mujer no debe hablar (comentar, leer, preguntar) ni siquiera en la clase bíblica. Pero hay una gran diferencia entre la asamblea de la iglesia y las clases bíblicas.

    C. Si no hay diferencia entre las dos cosas, ¿está bien participar de la cena en alguna clase bíblica y recoger la ofrenda en una clase bíblica? Si se contesta que “No”, entonces se reconoce que hay una distinción entre la asamblea y las clases bíblicas, y que no se debe aplicar 1 Cor. 14 a las clases bíblicas. Si se contesta que “Sí”, entonces se enseña que el método humano de enseñar (el de tener clases bíblicas) es igual al arreglo divino (el de reunirse toda la iglesia en un solo lugar). Siempre hemos combatido la práctica de ofrendar en las clases bíblicas, porque debemos ofrendar en la asamblea de la iglesia cuando participamos de la cena, pero si 1 Cor. 14 se puede aplicar a las clases bíblicas, entonces debemos dejar de oponernos a la ofrenda en las clases bíblicas.

    D. Los hermanos conservadores no participan de la cena ni ofrendan en las clases bíblicas, porque saben que hay una diferencia importante entre la asamblea de la iglesia y las clases bíblicas. Entonces no conviene que se cite 1 Cor. 14:33-35 (que habla de callar en la iglesia) para exigir el silencio de la mujer en las clases bíblicas. Si hay una diferencia entre la asamblea de la iglesia y las clases bíblicas en cuanto a la participación de la cena y el ofrendar, entonces hay una diferencia entre la asamblea de la iglesia y las clases bíblicas en cuanto al silencio de la mujer.

    E. Además, si las clases bíblicas son iguales a la asamblea de la iglesia, y si debemos aplicar 1 Cor. 14 a las clases bíblicas para que la mujer no participe, entonces debemos ser consecuentes y no dejar que los varios maestros que enseñan las clases bíblicas hablen al mismo tiempo en las varias clases. Debe hablar solamente una persona a la vez si se aplica 1 Cor. 14 a las clases bíblicas.

    F. Otra cosa, la asamblea de la iglesia es pública. Dice 1 Cor. 14:23 que “entran indoctos o incrédulos”. Pero las clases bíblicas no son reuniones públicas y generales, porque se limitan a ciertos grupos; por ejemplo, hay clases para niños según su edad, clases para mujeres (Tito 2:3-5), clases para nuevos miembros, clases de entrenamiento para maestros, etc. En esto también vemos que 1 Cor. 14 no se aplica a las clases bíblicas.

    G. Un hermano que se opone a que las hermanas enseñen clases bíblicas de niños y mujeres dijo que “la iglesia de Corinto no tuvo clases bíblicas”. Entonces ¿por qué aplica 1 Cor. 14 a las clases bíblicas? Así es la inconsecuencia de tales hermanos.

   mujeresdelabiblia2 H. “sino que estén sujetas, como también la ley lo dice”. La Biblia enseña tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento que la mujer debe estar en sujeción.

IV. La participación de la mujer en la clase bíblica.

    A. La clase bíblica no es la “iglesia” (“congregación).

    B. El uso del local (sitio de reunión de la iglesia) para una clase bíblica no significa que la clase es la iglesia.

    C. La mujer debe estar en sujeción en la clase bíblica. Es verdad que muchas veces la participación de la mujer no edifica sino perjudica.

        1. Hay mujeres que quieren dominar la clase. Creen que saben más que nadie y prácticamente “enseñan” la clase aunque estén sentadas. El hecho de que algún hermano esté parado delante de la clase no es prueba de que él la enseñe. Muchos “maestros” no enseñan la clase. Desde luego, si alguna mujer domina la clase, el maestro comparte la culpa, porque éste debe controlar la clase y no dejar que alguna mujer la domine.

        2. En la clase bíblica en la cual alguna(s) mujer(es) domina(n) el estudio, habrá varones que no participan. Los varones deben participar no solamente para contribuir al estudio, sino también deben practicar para poder hablar mejor. Después de expresarse en las clases bíblicas tal vez algunos llegarán a ser maestros y predicadores. Pero las mujeres nunca predicarán ni enseñarán clases compuestas de hombres y mujeres y, por lo tanto, no necesitan tal práctica o entrenamiento.

    D. ¿Puede haber una sola clase en el local? Es decir, ¿es correcto que haya una sola clase bíblica en el sitio de reunión de la iglesia? ¿no sería tal clase una reunión de toda la iglesia?

        1. Para contestar esta pregunta tal vez sería bueno hacer otra pregunta: ¿pueden todos los miembros reunirse en algún sitio con otro propósito aparte de el de ofrecer el culto formal (por ejemplo, para participar de la cena, ofrendar, etc.)?

        2. ¿Pueden todos los miembros de una iglesia local reunirse en el parque para comer juntos? Todos saben que sí pueden. Cuando se reúnen así, aunque esté reunida toda la iglesia, ¿puede las mujeres conversar o deben callar?

        3. En muchas congregaciones pequeñas todos los miembros se reúnen frecuentemente en la casa de alguna familia para cantar himnos. En tales reuniones ¿puede la mujer pedir un himno y comentar? Si alguna hermana no entiende cierta palabra o frase del himno, ¿puede hacer una pregunta?

        4. Muchas veces la congregación entera se reúne en la casa de alguna familia para estudiar la Biblia. ¿Pueden las hermanas participar en tales estudios?

        5. Cuando un grupo de miembros viajan juntos y comienzan a hablar de algún tema bíblico, ¿pueden las hermanas participar o deben callar?

        6. ¿Cuál es el punto de estas preguntas? El punto es que la oposición a que las hermanas participen en clases bíblicas casi siempre tiene que ver no con el estudio de la Biblia, sino con el sitio de reunión. Todos sabemos que el edificio no es la iglesia y que la iglesia no es el edificio, y éste puede ser usado para llevar a cabo la obra de la iglesia. Uno de los propósitos principales de la iglesia es el de enseñar la palabra. Predicamos sermones en el local, pero también podemos enseñar clases bíblicas en el local (según el número de maestros, estudiantes y cuartos disponibles). En estas clases todos pueden participar, aunque la clase esté en el salón principal (el salón en el cual se celebran las reuniones para el culto de la iglesia).

        7. La verdad es que podemos y debemos tener muchas clases bíblicas, en el local de la iglesia, en nuestros hogares, y en cualquier sitio disponible, y todos deben participar en tales estudios, tanto visitantes como miembros, tanto jóvenes como los de más edad, etc. En tales estudios bíblicos no solamente los hombres deben participar, sino también las mujeres, recordando éstas que no deben “ejercer dominio sobre el hombre”.

Nota adicional: Es probable que en 1 Cor. 14:33-35 Pablo hable de las mujeres de los profetas. Como ya hemos dicho, el punto principal en este estudio es que todos deben callar menos los autorizados a hablar, uno por uno. Por lo tanto, obviamente la mujer debe callar en la iglesia. Pero considérese también lo siguiente:

        1. Desde el ver. 29 hasta el ver. 32 Pablo se dirige a los profetas, y en el ver. 33 habla de “vuestras mujeres”. Según la gramática la palabra “vuestras” se refiere a su antecedente más cercano que en este texto es la palabra “profetas”. Pablo enseña a los profetas y luego habla inmediatamente de “vuestras mujeres”.

        2. Estas mujeres mencionadas en este texto deberían preguntar a sus maridos en casa. Esto indica dos cosas: (1) que ellas tenían maridos y (2) que sus maridos sabían más acerca de las cosas de Dios que ellas. Si “vuestras mujeres” se refiere a las mujeres de los profetas, caben estos dos pensamientos. Pero si Pablo se refiere a todas las mujeres de la congregación, hay dos problemas: (1) algunas mujeres no tenían esposos (hay muchas mujeres con esposos incrédulos, 1 Cor. 7:12-16), y (2) los maridos de algunas mujeres no saben más que ellas (al contrario muchas hermanas saben más que sus maridos aunque éstos sean miembros).

En conclusión yo diría, que donde no hay hombres rectos, íntegros y temerosos de Dios, los cuales ensenen la Palabra de Dios y sean dignos del ministerio, y si hay mujeres entregadas y que realmente aman a Dios, entonces,  que prediquen las mujeres.

Bendiciones

Hermano  Carlos

 

Post a Comment