El propósito de Dios para cada uno de Sus hijos es que nos rindamos al reinado y gobierno del Espíritu Santo: “Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu” (Gálatas 5:25).

En otras palabras, “¡Si él vive en usted déjelo que El le dirija!”

En este mensaje, quiero mostrarles dos cosas: (1) Lo que significa andar en el Espíritu; y (2) ¿Cómo puede obtenerse este andar? ¡Yo aún no he llegado totalmente a este andar glorioso-pero estoy ganando terreno!

Yo creo que Hechos 16 es uno de los mejores ejemplos de lo que significa andar en el Espíritu Santo. Hemos escuchado esta expresión toda nuestra vida-“andar en el Espíritu”-pero ¿qué significa?


1.¡Andar en el Espíritu significa tener una Dirección
increíblemente Detallada y Decisiones sin nubosidad!


El Espíritu Santo provee instrucciones absolutamente claras y detalladas a quienes andan en El. Si usted anda en el Espíritu, entonces no anda en confusión, sus decisiones no son nubladas.

Los primeros Cristianos no anduvieron en confusión. ¡Ellos fueron dirigidos por el Espíritu en cada decisión, cada movimiento, cada acción! El Espíritu les hablaba y los dirigía en cada hora de su andar. Ninguna decisión era hecha sin antes consultarlo. El lema de la iglesia a lo largo del Nuevo Testamento fue: “¡El que tiene oídos para oír, oiga lo qué el Espíritu tiene que decir!”

Probablemente usted ha escuchado a predicadores y a misioneros decir, “La necesidad representa el llamado. Yeshua dijo, “¡Ve-entonces, ve! ¡Ve a todo el mundo, predica el evangelio y haz discípulos!”

Amados, esta es únicamente la mitad de la verdad. Nosotros tenemos que ir por todo el mundo con el evangelio. Y el llamado es para la iglesia entera. ¡Pero nosotros tenemos que ir únicamente cuando y donde el Espíritu conduzca! La idea de que simplemente “hagamos maletas y vayamos” no tiene absolutamente nada que ver con el andar en el Espíritu.

La Biblia dice, “En boca de dos o tres testigos conste toda palabra” (2 Corintios 13:1; Mateo 18:16).

Yo quiero presentarle tres testigos en este mensaje: Pablo, Silas y Timoteo. Cada uno de ellos estuvo lleno del Espíritu Santo y anduvieron diariamente en el Espíritu. Y en el capítulo 16 de Hechos, estos hombres nos muestran qué podemos esperar en ese andar.

Pablo había elegido a Silas y a Timoteo para ir con él a lo largo de las iglesias, para establecerlas: “Así que las iglesias eran confirmadas en la fe, y aumentaban en número cada día” (Hechos 16:5). En los días de Pablo no había continente más necesitado que Asia. Esa tierra estaba en oscuridad total. Y, al igual que muchos ministros celosos del día de hoy, Pablo quería ir donde estaba la necesidad. Pero en esta ocasión el Espíritu le prohibió predicar en Asia:

“Y atravesando a Frigia y la provincia de Galacia, les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia” (verso 6).

Ellos comenzaron a salir, pero el Seor les dijo, “¡No-no deben ir en este momento!”

Pablo dijo, “¡Está bien, vamos a Bitinia! ¡Allí la gente está en tinieblas, y nosotros hemos sido llamados a ir. Vamos entonces!” Pero nuevamente, el Espíritu no se los permitió:

Con razón muchos misioneros regresan a casa del campo misionero después de un corto tiempo. Muchos vuelven desilusionados y desesperados porque ellos no han sido guiados por el Espíritu. Ellos fueron con el celo-pero sin buscar el consejo del Espíritu Santo. ¡Ellos no fueron enviados por el Espíritu Santo!

Pablo y sus hombres terminaron en Troas, indecisos y preguntándose dónde ir después. Es cuando Pablo recibió una visión:

“Y se le mostró a Pablo una visión de noche: un varón macedonio, estaba en pie, rogándole y diciendo: Pasa a Macedonia y ayúdanos” (verso 9).

Observe: Es cosa buena que el Espíritu no le dijera a Pablo la historia entera de esta visión. ¡El hombre que lo llamaba era un carcelero-pidiéndole venir a pasar una noche encerrado en las paredes de su prisión!

Amado, usted también será probado cuando comience a andar en el Espíritu. Pablo seguramente lo fue, juntamente con sus dos jóvenes siervos. ¡Cuando ellos llegaron en Filipos, una ciudad en Macedonia, ellos no encontraron al tal hombre-solamente mujeres!

“Y un día de reposo salimos fuera de la puerta, junto al río, donde solía hacerse la oración; y sentándonos, hablamos a las mujeres que se habían reunido. Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba a Dios, estaba oyendo; y el Seor abrió el corazón de ella para que estuviese atenta a lo que Pablo decía. Y cuando fue bautizada, y su familia, nos rogó diciendo: Si habéis juzgado que yo sea fiel al Seor, entrad en mi casa, y posad. Y nos obligó a quedarnos” (versos 13-15).

¿Puede imaginarse lo qué Pablo pudo haber dicho a sus dos jóvenes asociados en el camino a la casa de Lidia? “Yo creo que ví a un hombre pidiendo ayuda. ¡Pero aquí sólo hay mujeres-ni un hombre a la vista! Espero haber oído al Seor correctamente.”

Nosotros nos enojamos cuando Dios nos dice algo y no pasa exactamente como lo oímos. Queremos que cada detalle caiga en su lugar. ¡Y si no “vemos al hombre” rápidamente, somos prontos a descartar todo!

Entretanto, sin embargo, Dios había abierto el corazón de Lidia. ¡Un gran número de mujeres estaba siendo salvas, Dios se estaba moviendo-pero allí no había un hombre a la vista! ¡Desde luego, Dios hará toda clase de milagros maravillosos no esperados en camino hacia la visión-y en camino hacia la obediencia!


Felipe y Pedro También Anduvieron en el Espíritu-
Y Ellos Recibieron Increíbles Direcciones Bien Detalladas


Dios estaba usando a Felipe poderosamente para dirigir un avivamiento en Samaria. La gente estaba siendo salva, sana, libre de demonios. Pero el Espíritu dirigió a Felipe a salir de Samaria – e ir en vez al desierto de Gaza. En obediencia, Felipe empacó, diciendo adiós y comenzó a andar hacia su destino.

En el camino se encuentra con un eunuco Etíope en un carro, leyendo el libro de Isaías.

“Y el Espíritu dijo a Felipe: Acércate y júntate a ese carro. Acudiendo Felipe…” (Hechos 8:29-30).

De repente Felipe abrió el mensaje de Isaías 53 a este hombre, dando a conocer a Yeshua. Y la próxima cosa que Felipe supo es que el hombre recibió a Cristo y fue bautizado. Entonces, “Cuando subieron del agua, el Espíritu del Seor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio mas…” (verso 39).

Muchas personas tienen problemas con este último verso: “El Espíritu arrebató a Felipe….” Pero Yo no. El Espíritu estuvo presente cuando los cielos y la tierra fueron creados; El fue Co-Creador con el Padre. ¡Por lo cual El seguramente podía llevarse a un hombre a su próxima misión de predicación!

Pedro estaba sobre el techo orando cuando Dios le mostró una visión. El Seor le estaba enseando, “no llames sucio a lo que Yo he dicho que es limpio.” Al esto tomar lugar, tres hombres se pararon a la puerta de Pedro, llamando, “¿Está Simón Pedro en casa?”

El Espíritu le dijo a Pedro, “Ve abajo-hay tres hombres parados a la puerta. Ellos te pedirán que vayas con ellos, y tienes que ir. ¡No dudes nada-simplemente ve!” (véase Hechos 10:19-22). ¡Estas fueron instrucciones absolutamente claras, y detalladas!

Luego, en Jerusalén, Pedro les dijo a los hermanos por qué él comió con Gentiles incircuncisos:

“Y el espíritu me dijo que fuese con ellos sin dudar…” (Hechos 11:12).

Pedro dijo, “El Espíritu me dijo que lo hiciera. ¡Yo comí con ellos porque el Espíritu Santo me habló claramente!”

La iglesia primitiva nunca envió a trabajadores o misioneros a menos que el Espíritu Santo los eligiera y los ordenara. Una persona no se acercaba simplemente hacia los apóstoles y les decía, “¡Yo tengo un llamado a Chipre, a Pafo, a Perga, a Pergamo. ¡Por favor únjanme, mándenme-envíenme con su bendición!”

No-el Espíritu Santo hablaba claramente en reuniones de oración, nombrando a los que eran verdaderamente ungidos de Dios:

“Ministrando éstos al Seor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra para a que los he llamado. Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron. Ellos, entonces, enviados por el Espíritu Santo, descendieron…” (Hechos 13:2-4).

¡Si usted le pide al Espíritu Santo, El le dirá lo que necesita saber-incluyendo adónde y cuándo ir!

Incluídas en estas increíbles direcciones hay advertencias precisas sobre lo que vendrá. El Espíritu Santo advertirá con el fin de prepararle:

“Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir” (Juan 16:13).

Yeshua no estaba hablando solamente de profecía y de sucesos futuros. ¡El estaba hablando de su vida! Andar en el Espíritu Santo se trata de ser dirigido por El en un sentido práctico del diario vivir. Por el ejemplo, El le mostró a la iglesia primitiva que vendría una gran hambre:

“Y levantándose uno de ellos, llamado Agabo, daba a entender por el Espíritu, que vendría una gran hambre en toda la tierra habitada; la cual sucedió en tiempo de Claudio. Entonces los discípulos, cada uno conforme a lo que tenía, determinaron enviar socorro a los hermanos que habitaban en Judea.”(Hechos 11:28).

¡El Espíritu Santo les advirtió que una gran hambre vendría -entonces ellos comenzaron a tomar ofrendas para compartir con otros creyentes!

El Espíritu también advirtió a Pablo que como resultado de su viaje a Jerusalén el iba a ser tomado preso:

“…descendió de Judea un profeta llamado Agabo, quien viniendo a vernos, tomó el cinto de Pablo, y atándose los pies y las manos, dijo: Esto dice el Espíritu Santo: Así ataran los judíos en Jerusalén al varón de quien es este cinto, y le entregarán en manos de los gentiles.” (Hechos 21:10-11).

Pablo fue advertido– para que se preparara ¡El Espíritu Santo siempre nos advierte!


2. ¡Andar en el Espíritu Significa Nunca Ser
Intimidado por nada, ni por nadie


Si usted anda en el Espíritu, constantemente será acosado por muchos factores. ¡Pero no tiene que ser intimidado por ningún poder en ningún lugar, ni en ninguno tiempo!

Pablo fue acosado contínuamente . El estaba predicando a Sergio Paulo, el procónsul de la isla de Pafo, cuando los demonios intentaron interferir:

“… falso profeta, judío, llamado Barjesús… les resistía … procurando apartar de la fe al procónsul” (Hechos 13:6-8).

Barjesús significa “hijo de Jesús” o “ángel de luz.”¡Este era el diablo mismo enfrentando a Pablo! Pero el Espíritu Santo moraba dentro del apóstol:

“Entonces Saulo…lleno del Espíritu Santo…dijo:… hijo del diablo, enemigo de toda justicia! ¿No cesarás de trastornar los caminos rectos del Seor? Ahora, pues, he aquí la mano del Seor está contra ti, y serás ciego, y no verás el sol por algún tiempo. E inmediatamente cayeron sobre él oscuridad y tinieblas; y andando alrededor, buscaba quien le condujese de la mano. Entonces el procónsul, viendo lo que había sucedido, creyó, maravillado de la doctrina del Seor.” (versos 9-12).

¡Pablo, “lleno del Espíritu Santo,” aplastó todos los poderes de las tinieblas!

En Hechos 16, el diablo nuevamente vino contra el ministerio del Espíritu Santo-y nuevamente Pablo respondió:

“Aconteció que mientras íbamos a la oración, nos salió al encuentro una muchacha que tenía espíritu de adivinación, la cual daba gran ganancia a sus amos adivinando. Esta, siguiendo a Pablo y a nosotros, daba voces, diciendo: Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, quienes os anuncian el camino de salvación. Y esto lo hacía por muchos días; mas desagradando a Pablo, éste se volvió y dijo al espíritu: Te mando en el nombre de Yeshua, que salgas de ella. Y salió en aquella misma hora.” (16:16-18).

Yo quiero detenerme aquí y preguntar a cada Cristiano que profesa andar en el Espíritu ¡No es suficiente “ser afligido” por los intentos del enemigo de acusarle! Pablo fue afligido-lo que significa “perturbado, inquietado.” Y él lo permitió por muchos días. Pero ¿por cuánto tiempo dejará usted que Satanás lo siga inquietando-poniéndole tristeza innecesaria, obstruyéndole su trabajo?

Esto pudo haber continuado con Pablo por mucho tiempo. Pudo haber afectado su cuerpo físico. Pero el Espíritu de Dios moraba en Pablo, y le dijo, “¡Hasta aquí-suficiente! ¡En el nombre de Yeshua, véte!”

3. ¡Andar En El Espíritu Significa Estar Libre de
Preocupaciones-No Importando Lo Que Suceda!


Si estamos para andar en el Espíritu, entonces debemos creer en el rescate sobrenatural de Dios de cada cautiverio. No importa si Dios tiene que crear un terremoto para hacerlo. De hecho, eso fue exactamente lo que El hizo por Pablo:

“Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron” (Hechos 16:26).

4. ¡Andar en el Espíritu Significa
Nunca Más Temer al Hombre!


Cuando los magistrados ordenaron a Pablo y a Silas salir de la cárcel, Pablo rehusó salir. El dijo, “Pero Pablo les dijo: Después de azotarnos públicamente sin sentencia judicial, siendo ciudadanos romanos, nos echaron en la cárcel, ¿y ahora nos echan encubiertamente? No, por cierto, sino vengan ellos mismos a sacarnos” (Hechos 16:37).

Dios no quiere que se esconda de hombres que han sido la herramienta del diablo para acusarle. El quiere que experimente liberación con su cabeza en alto. ¡El quiere prepararle una mesa en presencia de sus enemigos!

“¡Que vengan ellos mismos a sacarnos!” Esto no era el orgullo de Pablo hablando. Era el Espíritu Santo en él, diciendo, “¡Quienes andan en el Espíritu no temen a hombres. Y la vergüenza que ellos quieren poner sobre su cabeza va a caer sobre sus propias cabezas!”

¡Dios, dános la audacia santa de Pablo! Nosotros sabemos que somos más que vencedores por medio de Cristo que nos fortalece. Deje que el diablo y su gente sean puestos en vergenza. ¡Pero los que andan con Dios nunca serán puestos en vergenza!

Ahora, para la segunda parte mi mensaje:


¿Cómo puede obtener este andar en el Espíritu?


¡El mandamiento de andar en el Espíritu es dado a todos-no simplemente a un grupo de super-santos! He aquí como puede obtener este andar:

1. ¡Debe ir tras este andar con todo lo que hay en usted! Primero, pídale al Espíritu Santo que sea su guía y amigo:

“…Pedid, y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y os abrirá” (Lucas 11:9-13).

Si usted es salvo, entonces le ha sido dado el Espíritu Santo. ¡Entonces pídale que tome dominio-ríndase a él! Tiene que determinar en su corazón querer que El lo conduzca y lo guíe. Moisés, hablando de los días postreros, dijo, “Mas si desde allí buscares a El Señor tu Dios, lo hallarás, si lo buscares de todo tu corazón y de toda tu alma” (Deuteronomio 4:29). “…te hizo oír su voz, para ensearte… “(verso 36).

2. Enfóquese en conocer y escuchar al Espíritu-y quite sus ojos de su problema y tentación. Pablo, Silas y Timoteo pudieron haber dado lugar a temor y depresión si ellos se hubieran enfocado en sus problemas. ¡En vez, ellos se enfocaron en Dios-cantándole y adorándole!

La mayoría del tiempo cuando oramos, nos enfocamos en los fracasos del pasado. Volvemos a tocar nuestras derrotas repetidamente, diciendo, “¡Oh, qué tan adelante estaría en el camino si no le hubiese fracasado a Dios y arruinado mi pasado!”

¡Amado, usted tiene que olvidar todo su pasado! Todo está bajo la sangre de Yeshua-y el preocuparse es pérdida de tiempo. Olvide el pasado-olvídese aun de la última hora. Y también olvídese del futuro, porque solamente el Seor sabe lo que hay por delante. En vez, enfóquese únicamente en el Espíritu Santo, con toda su mente y todo su corazón. ¡Dése completamente a amarlo!

3. Dedique suficiente tiempo a la comunión con el Espíritu Santo. El no hablará con nadie que tenga prisa. ¡Toda la Palabra de Dios es acerca de esperar en El!

Cuando esté en oración, no se atreva a pensar que la primera cosa que viene a su mente es la voz del Espíritu. ¡No, su carne y el diablo saben sus deseos de oír la voz del Espíritu-y ellos lo precipitarán y lo inyectarán con palabras que no son correctas!

Espere pacientemente. Busque al Seor y ministrele con alabanzas. Tome la autoridad sobre cualquier otra voz que murmulle en su pensamiento. Crea que el Espíritu es mayor que éstos, y que El no dejará que sea engaado o cegado. ¡Esté dispuesto a poner su corazón en El como Jacob-y no lo deje ir hasta que él lo bendiga!


¡Ahora, Déjeme mostrarle un significado
más Alto del Andar en el Espíritu!


Yo le doy gracias a Dios por todas las cosas que he descrito concerniente al andar en el Espíritu: la dirección increíblemente detallada,  el estar libre de preocupaciones dependiendo en el Señor, la libertad del temer a los hombres. Pero cada una de estas bendiciones deben ser únicamente un producto de un andar más alto en el Espíritu. ¡Yo creo que la forma más alta de andar en el Espíritu va más allá de todas estas cosas!

Nuestro ejemplo se encuentra en 1 Samuel 9. En este capítulo, Saúl fue enviado por su padre a buscar unas asnas que se habían extraviado. Tomando un mozo con el, Saúl buscó a lo largo de las tierras de Efraím, Salim, Benjamín y Zuf. Finalmente, el se desalentó y estuvo listo a darse por vencido. Pero entonces su mozo le habló de Samuel, un vidente; quizás el le podría decir dónde encontrar las asnas.

En esta ocasión, yo veo a Saúl como un tipo de creyente que únicamente buscaba orientación. Todo lo que el pensaba era: “¡¿Dónde están mis asnas? ¿Dónde debo ir? Ya no se qué hacer!”

Mientras tanto, Dios ya le había dicho a Samuel que un hombre joven vendría, y que le ungiera. Aquí Samuel es un tipo del Espíritu Santo, que conoce la mente de Dios; el recibe más que simplemente orientación. ¡El sabe que Saúl ha sido elegido por Dios para jugar una parte en los propósitos eternos del cielo!

La primera cosa que hizo Samuel cuando Saúl llegó fue hacer una fiesta:

“…sube delante de mí al lugar alto, y come hoy conmigo, y por la maana te despacharé, y te descubriré todo lo que está en tu corazón” (1 Samuel 9:19).

Esto es exactamente lo que el Espíritu Santo desea de nosotros: que nos sentemos a la mesa del Señor y le ministremos- tener un tiempo especial a solas con El, escuchando Su corazón.

“Y de las asnas que se te perdieron hace ya tres días, pierde cuidado de ellas, porque se han hallado.” (verso 20).

Samuel estaba diciendo, “¡no te enfoques en conseguir orientación ahora-todo está arreglado. Hay algo más importante a mano. Tienes que conocer el corazón de Dios-Sus propósitos son eternos!”

Samuel colocó una porción entera de espaldilla ante Saúl, y ellos pasaron el tiempo hablando: “Y…Samuel habló con Saúl en el terrado” (verso 25). Después de esa noche de comunión, Samuel le pidió a Saúl que sacara a su mozo de la sala, para poder tener una sesión más íntima cara a cara:

“…Dí al criado que se adelante…mas espera tú un poco para que te declare la palabra de Dios. Tomando entonces Samuel una redoma de aceite, la derramó sobre su cabeza, y lo besó, y le dijo: ¿No te ha ungido YHWH por príncipe sobre su pueblo Israel?” (9:27; 10:1).

¿Puede usted ver lo que Dios está diciendo aquí? “¡Si tu realmente quieres andar en el Espíritu-si realmente quieres Mi unción- necesitas buscar más que orientación de Mí. Necesitas venir a Mi presencia y conocer Mi corazón, Mis deseos! ¡Lo que yo quiero es ungirte-para usarte en Mi reino!”

¡Amado, olvide la orientación-olvide todo lo demás por ahora! Permítale al Espíritu Santo ensearle las cosas profundas ocultas de Dios. Manténgase quieto en Su presencia, y deje que el Seor le muestre Su propio corazón. ¡Ese es el andar en el Espíritu en su más alta forma!

¡Cuando haga esto, la orientación vendrá-y no tendrá que preguntar! Cuando Saúl salía, Samuel le dijo, “ve camino a la sepultura de Raquel y tu recibirás la información que necesitas de tus asnas” (véase 10:2). ¡Entonces Saúl recibió una de las instrucciones más increíblemente detalladas en toda la Palabra de Dios!

Dios tiene un precioso aceite de unción que El quiere vertir sobre usted. El quiere que usted salga de Su presencia con el aroma de Su unción. Y al salir de su presencia, El dirá con palabras suaves “Oh,–lo que tu querías saber….” El lo promete:

“Y YHWH hará oír su pontente voz…”(Isaías 30:30).

¿Quiere usted andar en el Espíritu? Entonces coloque su corazón en busca de El ahora. Usted aprenderá a conocer Su voz – con claras orientaciones detalladas.

¡Amén!

 

QUE SIGNIFICA ANDAR EN EL ESPIRITU

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *